L’assassí que estimava els llibres

Llibre recomanat per Rebeca Plana.

 

 

Un llibre com un bon arrós al forn

Cada novel·la de Martí Domínguez  és un cúmul de sensacions, imatges, colors, fervors,… I aquest llibre de Martí Domínguez és com una bona cassola d´arròs al forn, feta amb cura, cuita al forn de llenya, a poc a poc, amb brou de putxero del dia abans, on tots els ingredients són importants, la botifarra, la cansalada, la tomaca, els cigrons,…,el brou que ho compacta tot, i com no, l’arròs. Tot dins d´eixa cassola d´herència familiar, que passa de pares a fills d´allí al forn…. Ho torne a dir: aquesta novel·la és com una bona cassola d’arròs al forn.

En “L´assassí que estimava els llibres” es parla de bones i males novel·les, d´art i d’artistes, de la manca de cultura d’una societat, del camp i de la gent del poble, dels horts, de la família, de pares i fills, i de sexe. Hi ha molt de sexe. D´eixa vida tan classista que encara a l´any 2017, (la novel·la es desenvolupa al 2008) existeix. Així Martí Domínguez ens dispara al cor a boca canó amb aquesta “novel·la policíaca”, i cadascú descobreix una cosa distinta.

Vaig conèixer per primera vegada l´obra de Martí Domínguez amb un conte titulat “L´instrument del diable” el qual guarde amb molta cura, un llibret que hauria de ser llegit a tots els nostres instituts. Després vaig llegir Peiximinuti, on vaig aprendre de la nostra natura. Un bell recull dels articles que escrivia a la revista El TEMPS. Vaig seguir llegint les seues novel·les: les primeres relacionades amb personatges històrics. Com ara “El retorn de Voltaire”, magnífica. Amb “La Sega” va recollir un bon grapat de premis. Una novel·la dura, on es parla de la repressió franquista, de coses “que no s’han de parlar, millor enterrar”. Premi de la Crítica Catalana i el Premi de la Crítica de Serra d’Or, entre altres.

“L´assassí que estimava els llibres” pega la volta i revolta. Una radiografia espectacular de la nostra societat, on els intel·lectuals semblen peixos fora de l’aigua. Martí Domínguez cita Voltaire: “Qui no té el caràcter del seu temps/ Del seu temps té

tota la desgràcia”. Això mateix. Aquest és el tema de la novel.la: la insuportable soletat de l’artista, de l’home de  lletres, en un món que viu d’esquenes a la cultura.

Veure més informació a la  Lliberia Tirant lo Blanch.

Rebeca Plana

Historia de las Españas.

Libro recomendado por Salvador Vives López (CEO) Tirant lo Blanch.

 

 

La verdad es que nuestra actual situación política hace que la lectura del libro que comento sea más que oportuna. La tensión entre nacionalismos periféricos (especialísimamente el catalán) y el nacionalismo español vuelve a estar en máximos y ello obliga a reflexionar sobre España, sobre las Españas sobre nuestra forma de organización política y sobre cómo hemos llegado hasta aquí. Y en este contexto la “Historia de las Españas” en su condición de obra periférica, hecha desde la periferia y que explica especialmente la evolución de la España periférica ofrece muchas claves interesantes.

La “Historia de las Españas” no es una historia convencional, lineal, al uso. Por el contrario, el libro tiene dos ejes bien claros: Por un lado concentra gran parte de sus textos en determinados momentos históricos (la formación de los reinos peninsulares, los Austrias, El siglo XIX, la transición…) que nos ayudan a comprender muy bien la evolución de España o de las Españas según la denominación que el libro sugiere. Pero en la obra se añaden determinados artículos que reflexionan sobre aspectos especialmente relevantes sobre la conformación político territorial de España.

Dentro de este segundo grupo se puede leer una introducción maravillosa del profesor Josep Fontana, una reflexión muy bien argumentada y documentada sobre el uso (y abuso) de la historia escrita por el profesor Pedro Ruiz. En este capítulo resulta especialmente atractiva la contraposición de ideas entre Azaña y Ortega sobre España y/o las Españas – y sobre la situación de Catalunya en concreto-que se manifiesta muy claramente con motivo de la aprobación del Estatuto de Autonomía de Catalunya en la II República. Se reproducen a día de hoy idénticas posiciones de fondo sobre “El problema catalán”, eso si argumentadas con mucho menor nivel intelectual.

Además, el libro cuenta con un capítulo de los profesores Alcaraz y Romero que proyecta la obra hacia el futuro de forma indisimulada reflexionando sobre el modelo autonómico vigente, sus carencias y sus posibilidades de futuro, así como una reflexión final del profesor Gagnon sobre la gestión de los estados plurinacionales. Para mí en realidad el fondo de la cuestión.

Me han interesado todos y cada uno de los capítulos históricos de la obra, comenzando por escrito por el profesor Antoni Furio sobre la formación de los reinos peninsulares en el que se pone de manifiesto la gran heterogeneidad social, política y cultural de los reinos que poco a poco fueron conformando un Estado común. El escrito por el profesor Antoni Simon sobre la crisis de 1640 donde se nos habla de la independencia de Flandes, Portugal y …. Catalunya. Los textos sobre la relación entre metrópoli y colonias , sobre al absolutismo borbónico y sobre la concepción de Estado que proyecta la Constitución de 1812 son altamente ilustrativos .Y por supuesto el escrito por el profesor Borja de Riquer sobre el importantísimo siglo XIX donde queda manifiestamente claro que el liberalismo español no supo o no pudo conformar un proyecto moderno de nación (al estilo de la Alemana o la italiana con no menos divergencias culturales y políticas que la hispánica pero que fueron capaces de ahormar un proyecto común ) mientras en Catalunya y en el País Vasco se desarrollaban económica y socialmente según un modelo mucho más avanzado , mucho más europeo que contrapuso su propio status frente al insuficiente desarrollo español, lo que les condujo a generar un nacionalismo alternativo al nacionalismo español . Fíjense que otras comunidades con argumentos histórico culturales semejantes (Galicia, Valencia, Aragón, Navarra, Baleares) no han planteado un modelo global alternativo “nacional”. Y obsérvese que aun hoy las derechas nacionalistas periféricas poseen o parece que gozan de un componente de modernidad del que carece la derecha estatal.

El libro tiene además la virtud de que se puede leer por capítulos sin problema, pero cuando lo leemos completo la obra gana muchísimo en unidad y complejidad.

Cuando cerramos el libro no tenemos – al menos yo no he tenido- la sensación de leer un libro de historia, o al menos solo de historia. Al final el lector ha recibido una reflexión seria, meditada, ponderada sobre nosotros mismos, sobre los habitantes de las Españas y sobre nuestra auto-organización política. Una reflexión desde la historia pero que se proyecta hacia el futuro de forma evidente. Una reflexión que desde luego evita- y pienso debería contribuir a que se evite- el tratar temas complejos como si fueran sencillos y que pone de manifiesto la gran diversidad estructural de un puzle que parece permanentemente inacabado: Las Españas.

Ver mas información en Liberia Tirant lo Blanch.

El Libro de los Baltimore

El Libro de los Baltimore Joë Dicker   Editorial Alfaguara

Libro Recomendado por: Guadalupe Bohorques, Profesora de la Universidad de Derecho Constitucional y Ética   de la Universidad Europea de Valencia.

El Libro de los Baltimore  ha sido, sin duda y sin esperarlo, el libro del verano. La historia que narra, no solo está bien construida de principio a final, sino que tiene tal fuerza y capacidad de adictiva, que engancha irremediablemente, hasta la última de sus 447 páginas.

Su joven autor, Joël Dicker, cuenta la historia de Marcus Goldman, un joven escritor que viaja a Baltimore para pasar con su primo el día antes de que éste ingrese en prisión donde debe permanecer cinco años. En su viaje de vuelta, Marcus Goldman recibe una llamada urgente de su tío Saúl, con la noticia de que algo extremadamente grave ha ocurrido. Con este arranque, el autor va desvelando capítulo a capítulo los secretos de dos ramas de la familia Goldman: los Goldman de Baltimore, una familia de clase alta, rodeada de lujos, a quienes la suerte siempre ha sonreído, y los Goldman de Montclair, de los que forma parte Marcus Goldman, una familia de clase media que vive en una pequeña casa en el estado de Nueva Jersey. Marcus Goldman, ocho años después del drama que cambia por completo la historia de la rama de los Baltimore, busca la razones del ocaso de la familia y sus verdades más profundas.

La estructura de la novela es original porque más que en capítulos, el autor lo divide en cinco partes, a las que antecede un prólogo y concluye un epílogo. Cada una de las partes narra un fragmento de la vida de los Baltimore o de los Montclair , que como un rompecabezas , va conformando una unidad que solo se resuelve al final de la historia. Comienza así el prólogo en una fecha anterior a lo que llama recurrentemente, “el drama”. A ello le sigue una primera parte : El libro de la juventud perdida (1989-1997); la segunda parte: el libro de la fraternidad perdida (1998-2001); la tercera: El libro de los Goldman (1960-1989) ; la cuarta: El libro del Drama, donde sitúa verdaderamente el clímax de la novela (2002-2004); y una quinta parte llamada El libro de la reparación (2004-2012) , rematada con un epílogo que sucede el día de acción de gracias.

A lo largo de la novela se encuentran interesantes reflexiones sobre los personajes y el núcleo familiar donde el lector puede sentirse identificado y también algunas reflexiones sobre el oficio de escribir, que nos transmiten la pasión del autor por su profesión. Se trata de un thriller muy peculiar, escrito con un gran dominio de la estructura narrativa, casi cinematográfica, y resuelto de una forma magistral. Se trata también de una obra muy bien escrita con un fuerza narrativa tan brutal, que resulta difícil dejar de leerla.

Su autor, nacido en Suiza en 1985, se ha convertido en un fenómeno internacional, ya que otra de sus novelas, La verdad sobre el caso Harry Quebert, impactó a más de 3 millones de lectores y fue galardonada con los más prestigiosos premios de las Letras francesas y traducida a 38 idiomas, por lo que podemos afirmar que se trata de una novela y un autor extraordinario. 

Ver mas información en Librería Tirant.

Diccionario crítico de mitos y símbolos del nazismo de Rosa Sala Rose

LIBRO RECOMENDADO POR: Martí Domínguez

Los precipicios del horror

Este diccionario del nazismo se lee como un buen ensayo, porque aunque las voces son independientes, conectan unas con otras con gran habilidad y agilidad. La ensayista Rosa Sala escribe con soltura y elegancia, y se enfrenta con gran naturalidad a la descripción científica de las bases del nazismo, sin caer en extravagancias ni actitudes morbosas. En realidad, lo que la impele a escribir (y a nosotros a leer) es el deseo de entender las razones de este movimiento político, que originó tanta crueldad y perversidad. A menudo se ha banalizado el nazismo, y se ha tomado el nacionalsocialismo algo a la ligera, como si se hubiese tratado de un momento de obnubilación colectiva algo ridículo y del todo circunstancial. Sala explica como el mundo intelectual alemán participó casi al completo y como tras aquella parafernalia de cruces gamadas había una concepción cientifista del mundo. Las entradas dedicadas a Hitler, a la esvástica, a Mein Kampf, al espacio vital, son tan interesantes como inquietantes. Porque son muchas las similitudes y paralelismos de aquellos días con nuestro tiempo. Y como dice Rafael Argullol, en el prólogo: “Es importante asomarse a ella para reconocer, sin filisteísmo ni renuncias intelectuales, los precipicios del horror. Para no reincidir en la caída no basta con condenar. Lo valiente es comprender”. Hay que comprender, para alejarse del precipicio. Acantilado

 

Ver más información del libro en Librería Tirant

Rey de Picas de Joyce Carol Oates

LIBRO RECOMENDADO POR: Ana Vives López. Directora de contenidos de la editorial Tirant lo Blanch

 

Rey de Picas Joyce Carol Oates Editorial Alfaguara

Joyce Carol Oates nos presenta a Andrew J. Rush como un escritor de éxito sin más, que vive su éxito con deleite, con cierta envidia por autores de más éxito y una vida aparentemente aproblemática. La autora nos deja ver algunas debilidades y puntos de mediocridad del personaje, rasgos todos ellos que lo humanizan y lo hacen completamente cotidiano. Sin embargo, sutilmente, se nos desvela el secreto de Rush y es que éste es también Rey de Picas, un escritor pérfido, violento e implacable.

Una denuncia por plagio sirve de excusa para llevarnos al centro de la novela: el lector se va adentrando en una espesura negra dónde, confuso, descubre que el personaje es a la vez ambos escritores, y que de alguna manera son la otra cara de una misma moneda.

A la manera de Doctor Jekyll y el señor Hyde, Rush y Rey de Picas oscilan entre la contención y el convencionalismo, la fata de escrúpulos y la brutalidad . Pero no todo es blanco y negro, esas emociones aparentemente tan opuestas, en realidad, tienen un transfondo común, las pulsiones de Rush hacen que nazca Rey de Picas, Rush necesita a Rey de Picas y, a la vez, lucha por mantenerlo a raya. Por su parte Rey de Picas va ganando terreno apoderándose del débil y acomplejado Rush. La novela adquiere una densidad opaca que corta el aire.

Rey de Picas en una novela de suspense clásica, con tintes psicológicos, crítica social y un entorno bien cuidado.

Escrita con sencillez lo que la hace más intensa. Los personajes secundarios están tratados con toda delicadeza pero no son más que elementos secundarios, elementos que ayudan a mantener la tensión sobre la dualidad del personaje principal y sobre el mensaje que rezuma en toda la novela: el bien y el mal forman parte de todo ser humano, todo depende de cual de los dos gane la partida.

 

Reseña de ‘La Europa negra’ Mark Mazower

LIBRO RECOMENDADO POR: Álex Gutiérrez Taengua doctorando en historia contemporánea por la Universidad de València

 

Barlin Libros

La Europa negra Mark Mazower

La Europa negra nos presenta una visión original y atractiva de la historia de nuestro continente a lo largo del siglo XX. Lo interesante de este libro es la idea que subyace y lo recorre a lo largo de todas sus páginas. Para Mazower, el motor de la historia son las ideologías y las fuerzas que éstas accionan. Por decirlo de algún modo, concibe las ideologías como «vehículos de fe».

En base a esta idea central, Mazower construye su relato, empezando desde los inicios de lo que una gran parte de la historiografía considera el pistoletazo de salida al siglo XX: la I Guerra mundial. Y es que, puede que el inicio de la centuria suponga un límite objetivo del cambio de siglo, pero es el 1914 y el estallido de la Gran Guerra lo que acaba diluyendo definitivamente las lógicas del ancien regime. A partir de ese momento, todo estaba por re/construir.

Con el advenimiento de la paz, las dinámicas del nuevo orden pasarán a ordenarse sobre el enfrentamiento mortal entre las 3 ideologías clave para entender la pasada centuria: la democracia liberal, el fascismo y el comunismo. Sobre esta base, Mazower da un repaso general y más que convincente de todo el siglo XX europeo. Analiza el esplendor del liberalismo durante la década de los 20 y su hundimiento en la de los 30 a favor de los totalitarismos, tanto de un signo como de otro. Cree Mazower que el advenimiento de la sociedad de masas propició el colapso de unos sistemas políticos de élites, que no supieron adaptarse a las nuevas realidades, incluyendo nuevas demandas provenientes del pueblo. Este fue el caldo de cultivo del fascismo y del comunismo, movimientos populares a los que millones de personas se acogieron como respuesta legítima y más que justificada en un momento de impasse político.

Una de las visiones más originales de Mazower es la de huir del relato histórico como una teleología. Las cosas actualmente son como son, pero la labor de un buen historiador consiste en saber analizarlas en su contexto y momento, realizando un ejercicio de abstracción que en ocasiones resulta muy complicado. Al fin y al cabo, ya sabemos qué ocurrió; ya conocemos la realidad presente que nos rodea y que es resultado directo del pasado. Mazower no incurre en estos errores. Ese es uno de los motivos por los que La Europa negra, a pesar de tratarse de un libro de historia, resulta de tanta actualidad. Porque maneja el pasado en todo momento como un presente incierto del cual ya sabemos el resultado de antemano.

En este sentido, nos alerta contra la autocomplacencia liberal en el pasado con respecto a los totalitarismos. Tal y como dice en la página 48: «Benedetto Croce describió en cierta ocasión al fascismo como un paréntesis en la historia italiana, dando a entender que la democracia liberal era la condición natural del país. Muchos críticos del fascismo gustaban de ver el desplazamiento de Europa hacia la derecha como un estallido de demencia colectiva, una forma de locura de masas sobre la que debería prevalecer eventualmente la razón. Todavía hoy resulta más fácil a numerosas personas concebir la Europa entre las dos guerras como un continente descarriado por dictadores lunáticos y no como un territorio que había optado por el abandono de la demo­cracia. Amontonamos libros que retratan a Mussolini como un bu­fón, a Hitler como un fanático demente y desorganizado y a Stalin como un psicópata paranoico. Pero ¿qué puede realmente decirnos, por ejemplo, la vida de Mussolini acerca del atractivo del fascismo? Representó un fallo típicamente liberal, advirtió Michael Oakeshott en 1940, concebir al enemigo de la libertad como «el tirano aislado, el déspota» —primero monarcas y luego dictadores— y perder de vista el proceso de donde procedía en realidad el auténtico reto a la demo­cracia».

¿No resulta acaso inquietante esta visión en retrospectiva? La narrativa propia de nuestros sistemas democráticos de signo liberal, es la de concebir los extremos políticos como errores fuera de la normalidad. ¿En qué lugar nos deja a los europeos en la actualidad este referente alejado en el tiempo, que en realidad no lo está tanto? A día de hoy vemos el surgimiento de discursos polarizados y polarizantes que, bien mirados, tienden a ser vistos de manera parecida a la rescatada por Mazower en su libro para hace más de 70 años. Los extremos como la salida del redil de la normalidad; de lo que está bien. ¿Estamos condenados a repetir errores del pasado? Esta reflexión, traída a la situación política del presente, puede que sea una de las más interesantes de La Europa negra.

Pero este gran libro no acaba ahí. Tras la guerra que parte el siglo, las lógicas que ordenaban el mundo dan un vuelco. La unión efímera entre liberalismo y comunismo en contra del enemigo fascista se torna vacua, dando el pistoletazo de salida al denominado mundo bipolar. Esta partición en abstracto del mundo, llegará a plasmarse de manera material en el viejo continente, rasgándolo como si fuese una piel de vacuno. El análisis de Mazower sobre las realidades a uno y otro lado del telón es asombroso, sabiendo manejar su discurso adaptándolo según el caso.

En su opinión, el resultado final de la Guerra Fría, con el desplome de los estados socialistas y la imposición final del liberalismo político y económico, no se habría producido jamás sin el consenso que caracterizó a Europa occidental tras el final de la II Guerra Mundial. Fue el surgimiento de las dos grandes familias políticas que han estructurado la realidad política europea hasta hace bien poco: socialdemócratas y democristianos. Un nuevo statu quo que, hasta hace bien poco, aún parecía funcional y que, en su opinión, comenzó a resquebrajarse poco a poco en la década de los 70, con el surgimiento de las formas políticas neoliberales, siendo Margareth Thatcher en Reino Unido el primer caso eminentemente europeo de esta revolución conservadora.

¿Y ahora? Parece que Europa se enfrente de nuevo al surgimiento de nuevas formas políticas anti statu-quo, como ya sucediese a principios del pasado siglo, que, a tenor de los acontecimientos recientes, parecen tener un eco social relevante. ¿Se volverá a incurrir en las viejas posiciones autocomplacientes con respecto a estas nuevas formas de hacer política? ¿Es el surgimiento de estas nuevas voces que nos rodean y que han logrado influir en la agenda política, de nuevo, «errores fuera de la normalidad»?

Como conclusión, Mazower nos deja una reflexión inquietante que debería hacernos estar alerta. En sus propias palabras al final del volumen: «El auténtico vencedor de 1989 no fue la democracia sino el capitalismo […] La Depresión de entreguerras reveló que la democracia no puede sobrevivir a una gran crisis del capitalismo, y en realidad el triunfo de la democracia sobre el comunismo habría resultado inimaginable sin la reconstitución del contrato social que siguió a la Segunda Guerra Mundial. El final del pleno empleo y el comienzo de una reducción de los servicios asistenciales hacen más difícil que nunca el mantenimiento de este logro, sobretodo en sociedades caracterizadas por el envejecimiento de la población. La globalización de los mercados internacionales torna cada vez más dura para los estados-nación la conservación de una autonomía de acción; pero los mercados –como lo demuestran una serie de pánicos y derrumbamientos- generan sus irracionalidades y tensiones sociales propias […] Queda por ver si Europa será capaz de seguir un rumbo entre el individualismo del capitalismo estadounidense y el autoritarismo de Asia oriental, preservando su propia combinación de solidaridad social y libertad política».

Ver más información del libro en Librería Tirant

Barlin Libros, 2017

Libro del desasosiego. Un día en la “no” vida de Bernardo Soares

LIBRO RECOMENDADO POR:  María José Gálvez, directora de edición de Tirant lo Blanch.

Libro del desasosiego

El país invitado en la Feria del Libro de Madrid de este año es Portugal. Por eso, entre las compras que hice en la Feria, me decidí por “El libro del desasosiego. Un día en la (no) vida de Bernardo Soares”, de Fernando Pessoa, editado maravillosamente por la Editorial Funambulista.

Es Pessoa un autor inclasificable, muy oscuro y trágico, heterodoxo y maestro de la heteronimia: ha sido el propio Pessoa, Ricardo Reis, Alberto Caeiro, Alvaro de Campos y, en este libro, Bernardo Soares. Como decía Oscar Wilde, La mayoría de las personas son otras personas…

Es Pessoa bellísimo en su escritura, es perfecto en el uso del florete que es la lengua en su poesía y, como en este libro, en su prosa: “El corazón, si pudiera pensar, se pararía”. Tengo que confesar que he subrayado muchas de las frases de este libro, que no pueden estar mejor escritas, que no pueden tener una estética, una forma y un fondo, más bellos…. Admirar y deleitarse con la belleza de la escritura de Pessoa, ya son motivos suficientes por los que recomiendo leer este libro.

Pero también por la historia en sí. “El libro del desasosiego” es el diario de un día en la vida de Soares/Pessoa, que Pessoa escribió a fragmentos durante más de 20 años. Bernardo Soares, ayudante de tenedor de libros en la Baixa de Lisboa, solitario, anodino, taciturno, triste, insensible….común y mortal. Sin treguas ni concesiones al lector.

Para Pessoa, como para Calderón, la vida es sueño, y la mejor vida es la del sueño…. “fui más genio en los sueños y menos en la vida. Esa es mi tragedia”.

Ver más información del libro en Librería Tirant

 

La secesión de los ricos. Antonio Ariño y Juan Romero.

Luis Moreno
Instituto de Políticas y Bienes Públicos (CSIC)
luis.moreno@csic.es

El título del libro podría llamar a equívoco. Los autores, catedráticos de sociología y geografía humana respectivamente en la Universidad de Valencia, clarifican su idea del secesionismo plutocrático en el inicio de este volumen pletórico de ideas y sugerencias. No debería identificarse la desconexión de pudientes y acaudalados como la tercera opción ‘salida’ (exit) de las propuestas por Albert Hirschman (1970). Recuérdese que las otras dos alternativas confrontadas por los miembros de empresas o estados en situación de crisis o desasosiego son: ‘voz’ (voice) y ‘lealtad’ (loyalty). En la exposición de dicha tríada, el científico social norteamericano criticaba las teorías neoclásicas del comportamiento económico basado en la elección racional según los análisis de su influyente colega Mancur Olson (1965). No es, pues, la secesión de élites y ricos una ‘salida’.

Los autores puntualizan, por tanto, que se trata de una independencia relativa del segmento rico que persigue sostener su posición de ventaja estando fuera —pero también dentro— del conjunto social, y con el propósito de exprimirlo a conveniencia sin implicarse en los costes de la voluntad general. Algunos ejemplos individuales de tal comportamiento gorrón e interesado (free riding) se ilustran con la de aquellos deportistas de gran predicamento y fama sociales por sus éxitos deportivos, pero con sus cuentas bancarias en Andorra o Panamá. Buscan con ello beneficiarse de un trato fiscal más ventajoso para sus fortunas del que obtendrían en los países que representan. Es el ventajismo del patriotismo libre de impuestos.

Trasluce en tales conductas autointeresadas la convicción, ya expresada por Margaret Thatcher, de que en nuestros tiempos y nuestras sociedades “no hay alternativa” (there’s no alternative) respecto al modelo de globalización neoliberal y de avidez individualista. Según tal visión, la ósmosis contaminante del capitalismo de ‘casino’ característico del modelo remercantilizador anglo-norteamericano sería el motor del crecimiento mundial mediante la maximización de la economía de ‘goteo’ (trickle down economics) propiciada por los superricos. El enfoque característico de tal visión ha abogado por permitir las ayudas públicas a los más ricos y a la alta clase empresarial (facilitándoles una sustancial reducción impositiva). Al así hacerlo, se estimularía su implicación en el progreso económico a través de sus inversiones generadoras de prosperidad para todo el conjunto social. Sucede que, en realidad, se han agrandado exponencialmente la desigualdad y el déficit fiscal. En EE UU, por ejemplo, los ciudadanos menos gravados prefirieron invertir en el sector especulativo financiero, rehuyendo otros dominios de la economía productiva creadores, por ejemplo, de empleo y, por ende, de demanda agregada. Recuérdese que durante el primer mandato de Bill Clinton (1993-97), cuando los muy ricos pagaban casi el doble de impuestos que tras la crisis de 2007-08, se crearon 11,5 millones de puestos de trabajo, lo que se compara con la caída del empleo durante el período de ‘vacaciones fiscales’ de George W. Bush. El desempleo se duplicó en el período desde el final de la presidencia de Clinton (2001) a la conclusión de la de Bush (2009) alcanzando el 8 % de la población activa laboral.

En contraste con el concepto de economía productiva, el cual compete a todas aquellas actividades de producción de bienes o servicios, la economía especulativa, algo más compleja de definir, se concentra en la capacidad de facilitar rentabilidades dinerarias a partir de otro producto o activo. La economía financiera sin regulación ha pasado, de tal manera, a estar dominada por los intereses de inversores y rentistas. Nuestro mundo se ha financiarizado irremisiblemente. Recuérdese que la financiarización generalizada en el Reino Unido y EE UU desde los años 1980 fue uno de los procesos determinantes de la eclosión de la ingeniería financiera causante del crack de 2007-08. Ya en 1986, las políticas de Thatcher impulsaron los mercados de valores e hicieron de la City londinense el Shangri-la de la desregulación con la eclosión de productos financieros opacos, luego adoptada con mayor ahínco, si cabe, por Wall Street durante el largo período de Alan Greenspan al frente de la Reserva Federal estadounidense (1987-2006). La conversión de los ciudadanos en inversores ha sido uno de los procesos más paradójicos —y no suficientemente analizados— en la eclosión de productos financieros en los mercados bursátiles (derivados y titulaciones). La falta de regulación de éstos últimos, la opacidad de las operaciones y la actuación criminal de los responsables de las corporaciones financieras que los gestionaban, fueron determinantes en la génesis de la ‘crisis interminable’ tras 2007-08.

Hoy el neoliberalismo irrestricto y resiliente sigue sustentándose en un axioma instrumental gráficamente expresado en 2014 por John Osborne, a la sazón ministro de Economía (Chancellor of Exchequer) en el gobierno conservador de David Cameron: “En la economía moderna global, donde se pueden cambiar de lugar las inversiones apretando un botón, y donde las empresas pueden trasladar empleos de un país a otro de la noche a la mañana, la economía de los impuestos altos son cosa del pasado”. Los autores del libro son plenamente conscientes de los límites de las políticas ‘soberanas’ de los estados nación de corte westfaliano, los cuales siguen pugnando por mantener sus capacidades políticas y de poder con desigual fortuna. Muy oportunamente hacen mención del Mercadeo de Alta Frecuencia (High Fast Trading) que, en línea con la cita anterior de Osborne, maximiza las oportunidades que ofrecen los algoritmos y operaciones en tiempo real de los grandes operadores de bolsa e intermediarios financieros.

El libro se divide en cuatro grandes partes. Tras un texto introductorio respecto al significado de la secesión elitaria, el segundo capítulo examina su agudización con la extensión de la ‘crisis interminable’. Como no podía menos, Ariño y Romero inciden —y no poco— en el asunto de la desigualdad, cuya brecha ha crecido en nuestras democracias avanzadas de manera imparable y visiblemente obscena. Los autores se hacen eco del debate sobre los efectos de la disparidad de rentas a nivel mundial. Según ya hipotizaba Simon Kuznets (1955) con su famosa ‘curva’ en U invertida en los años 50 y 60 del pasado siglo, a medida que crecía la economía mundial las fuerzas del mercado provocarían primero un aumento de la desigualdad, pero luego ésta disminuiría posteriormente. Algo así parece demostrarse ahora con el aumento de rentas de las clases medias asiáticas y de economías emergentes tales como China, Corea o Taiwán, lo que ha producido una reducción de la desigualdad macroeconómica mundial. Ariño y Romero también hacen referencia al trabajo de Thomas Piketty (2014), el cual ha aportado datos y juicios en el debate de la desigualdad haciendo hincapié en que cuando la tasa de acumulación de capital aumenta más rápidamente que la economía, las disparidades de rentas se disparan. Sus estudios, de gran repercusión en el debate académico y mediático de los últimos tiempos, analizan en largas series históricas la concentración de la riqueza y su distribución durante los últimos 250 años.

Todo parece indicar que las tendencias favorables a la desigualdad serán difíciles de revertir, especialmente en lo que hace al caso de EE UU, donde persisten fuerzas poderosas que mantienen la desigualdad en un nivel alto. Considérese que entre 1970 al año 2012, el 1 % más rico estadounidense ha incrementado su participación en la renta nacional del país norteamericano más del 150 %. Y es que el maridaje entre el mercado y el poder político, según lo señalado por Anthony Atkinson (2016), otro gran estudioso de la desigualdad económica y social, se hace cada vez más evidente. El creciente destino de los ingresos elevados (tanto del capital como del trabajo) va a manos de las mismas gentes, al igual que se intensifica la homogamia societaria (los educados y los ricos se juntan entre ellos). La economía también es política, una última convicción que, según Ariño y Romero, les ha impulsado a escribir el libro ahora recensionado.

En el caso de Europa, que ocupa la atención de la segunda parte del volumen, los profesores valencianos nos previenen también de las nuevas formas de la política del ‘arramble’. Los resultados de la política del ‘ganador todo se lleva’ (winner-takesall politics) se plasmarían en una Europa asocial (Moreno, 2013) fundamentada moralmente en un individualismo remercantilizador, propulsor de una mayor disparidad de rentas y un reparto desigual de las cargas fiscales, tal y como ha venido sucediendo en EE UU según lo avanzado por Hacker y Pierson (2010). En no pocas coyunturas la creciente importancia del dinero en la política permite a los ricos fijar las reglas que les son favorables y mantener la dinámica de la desigualdad (Gilens, 2012).

Frente al capitalismo que beneficia el egoísmo de unos pocos, los autores reivindican el modelo del bienestar europeo. Pero son conscientes de las dificultades de superar el debate materialista de la desigualdad conformado por la máxima “tanto ganas, tanto vales”. Ariño y Romero son sabedores de las dificultades de quebrar el ‘espejismo de la riqueza’ de creciente predicamento en Europa y en España, ámbito analítico de la tercera parte del libro. Inciden, asimismo, en la paradoja que supone una cierta convergencia de España en los aspectos macro-estructurales del capitalismo financiero, pero también una divergencia con los países centrales continentales. Para los autores, la agenda neoliberal, hoy hegemónica, condiciona no sólo la tradicional soberanía de los estados, sino que empobrece la calidad de las democracias, genera precarización y destrucción de empleos, y limita los derechos de ciudadanía para grupos vulnerables.

Ante semejante situación de incertidumbre, inseguridad y repliegue en las sociedades afectadas —como la española—, los autores se preguntan en el último capítulo del libro: ¿hay alternativas? En consonancia con su exposición en las páginas precedentes, los análisis normativos de la parte final del volumen se elaboran respecto a preguntas básicas tales como: ¿por qué elegimos la desigualdad?, ¿por qué aceptamos su legitimidad en sociedades democráticas? O ¿cómo se contribuye a permitir una situación insatisfactoria como la presente? En última instancia, permanece transversal en todas las intenciones de futuro el reto de cómo conseguir que los ciudadanos tengan capacidad de intimidación para que los ricos se vean obligados a compartir, evitando así su querencia secesionista.

Los autores abogan claramente por el hallazgo y la aplicación de medidas ‘benignas’ de política social que consoliden nuestros Estados del Bienestar, para así evitar factores ‘malignos’ alternativos que en el pasado auspiciaron perversamente una disminución de la desigualdad. Como ha señalado certeramente Branko Milanovic (2016), la historia nos enseña también que dichos factores malignos como las guerras —a su vez causadas por la búsqueda de las elites nacionales de nuevos territorios donde poder invertir y controlar políticamente (como ocurrió en la I Guerra Mundial)—, pueden contribuir a nivelar los ingresos por la vía de la destrucción, la muerte y el sufrimiento humano. Con la muy útil aportación de estudios cabales como los recogidos en este libro, quizá consigamos esquivar la vía destructiva hacia la igualdad en la pobreza y en la muerte, y podamos mantener y consolidar nuestro Modelo Social Europeo (MSE) articulado por valores de equidad social (igualdad), solidaridad colectiva (redistribución) y eficiencia productiva (logro).

Conviene no olvidar que el MSE promueve una ciudadanía social entendida como una limitación a la desigualdad social y económica, además de una mayor protección a los más vulnerables y un partenariado social activo. Como objetivo estratégico, el MSE auspicia el crecimiento económico sostenido y sostenible basado en la cohesión social favorecedora de la producción con valor añadido. La axiología de los europeos es el soporte legitimador de una Europa social que ha sido cuestionada abiertamente por la última crisis económica: ¿es ontológicamente posible un capitalismo del bienestar de la austeridad? La respuesta demanda una clarificación de los conceptos de gasto social, así como de la renovación efectiva del pacto social implícito en los sistemas de progresividad fiscal. Los autores certifican su vocación europeísta como recurso argumental para demandar más Europa y menos parroquialismo estatalista en el Viejo Continente.

Los lectores, tanto académicos como aquellos comúnmente interesados en la evolución de nuestras democracias, hallarán gran provecho y reflexión en las páginas de este volumen. La identificación de las áreas analíticas de mayor repercusión en los procesos examinados en el libro refleja no sólo un extenso bagaje de conocimientos de los asuntos tratados por parte de Ariño y Romero. Evidencia una cabal revisión bibliográfica y un aprovechamiento de no pocas discusiones complementarias a la redacción del libro. El objetivo final no podría ser otro que el de contribuir a una discusión ciudadana más amplia sobre la desigualdad, la secesión de los ricos o la expulsión de capas crecientes de la población a los márgenes del sistema. Todo ello refleja la pasión de los autores por los asuntos públicos y su pulsión por promocionar el bien común de los ciudadanos.

BIBLIOGRAFÍA

Atkinson, Anthony B. (2016), Inequality: What Can Be Done About It? Cambridge (MA): Harvard University Press.
Gilens Martin (2012), Affluence and Influence. Economic Inequality and Political Power in America. Princeton (NJ): Princeton University Press.
Hacker, Jacob S. y Pierson, Paul (2010), WinnerTake-All Politics: How Washington Made the Rich Richer and Turned Its Back on the Middle Class. Nueva York (NY): Simon & Schuster.
Hirschman, Albert O. (1970), Exit, Voice, and Loyalty: Responses to Decline in Firms, Organizations, and States. Cambridge (MA): Harvard University Press [Ed. castellano: Salida, voz y lealtad: respuestas al deterioro de empresas, organizaciones y estados. México D.F.: Fondo de Cultura Económica, 1977].
Kuznets, Simon (1955), ‘Economic growth and income inequality’, American Economic Review, XLV (1): 1-28. Milanovic, Branko (2016), Global Inequality. A New Approach for the Age of Globalization. Cambridge (MA): Harvard University Press.
Moreno, Luis (2013), La Europa asocial. Crisis y Estado del Bienestar. Barcelona: Península.
Olson, Mancur (1965), The Logic of Collective Action: Public Goods and the Theory of Groups. Cambridge (MA): Harvard University Press [Ed. castellano: La lógica de la acción colectiva: bienes públicos y la teoría de grupos. México, D.F.: Limusa, Noriega Editores, 1992].
Piketty, Thomas (2014), El capital en el siglo XXI. Madrid: Fondo de Cultura Económica de España.

Revista Española de Sociología (RES) 2017 © Federación Española de Sociología doi:10.22325/fes/res.2017.21

La novela de mi vida. Leonardo Padura

LIBRO RECOMENDADO POR: José María Goerlich Peset. Catedrático de Derecho del Trabajo de la Universitat de València. 

La novela de mi vida

Supongo que muchos hemos conocido a Leonardo Padura a través de sus novelas policíacas, protagonizadas por Mario Conde, policía primero y, luego, investigador privado y conseguidor de libros. Desde luego, es mi caso.
La novela de mi vida pertenece, sin embargo, a otro tipo de novelas, de corte histórico. Padura nos ha ofrecido ya varias. En algún caso, se mantiene la relación con aquel personaje, como ocurre con Herejes (2013); en otros, no. Esto es lo que ocurre con El hombre que amaba a los perros (2009) y, antes, con La novela de la vida, publicada en 2002 y que se reedita ahora quizá como consecuencia del premio Princesa de Asturias que Leonardo Padura recibió en 2015.
Debo advertir que no se trata de novelas históricas en el sentido tradicional del término. Recrean, por supuesto, un hecho o un personaje del pasado. Pero no se agotan en ello, puesto que la narración llega hasta el momento presente –lo que permite en algún, como hemos visto, conectarlas con la figura de Mario Conde o, cuando menos, en la que ahora nos ocupa, con un ambiente habanero similar al suyo–.
Para conseguirlo, son varias las historias que se entrelazan. En La novela de mi vida, de hecho, son tres. Dos de ellas presentan puntos en común, la traición y el exilio; y la tercera, las pone en relación. En el tiempo presente, Fernando Terry, poeta fallido y profesor de literatura, regresa, temporalmente y tras años de exilio, a Cuba, donde se reencuentra con una parte de sus viejos amigos, los que aún viven. A su través, conocemos las razones y los efectos del exilio; y asistimos a la búsqueda por el protagonista de sus causas y, en concreto, de la traición que lo motivó.
La segunda historia es la de José María Heredia. Se trata ahora de un personaje real: Heredia, literato cubano de principios del siglo XIX, fue liberal y nacionalista en la Cuba sujeta a la colonización española a diferencia del resto de las naciones hispanoamericanas que se independizan en esta época. Como consecuencia de ello, sufrió un prolongado exilio únicamente interrumpido por un breve período de tiempo en el que se autorizó su regreso. Ello establece un claro paralelismo entre estas dos historias: la vivencia del exilio, sus razones, el regreso temporal, la recuperación de amistades y amoríos…
Pero, además, existe una conexión directa entre ambas: en su juventud, Terry había hecho sus estudios de doctorado sobre él e intenta localizar unos papeles perdidos que podrían complementarlos. Precisamente, es la búsqueda de estos papeles el objeto de la tercera y última historia entrecruzada: Terry aprovecha su regreso para buscarlos; y Padura para contarnos su (posible) historia y especular sobre su (posible) contenido. Al hilo de esta trama, es objeto de atención la masonería cubana a lo largo de los siglos XIX y XX.
Las tres historias discurren en paralelo. Pero la desorientación que ello podría provocar en el lector dura muy pocas páginas. Escritas con técnicas y registros diferentes, es perfectamente sencillo situarse en las tres, hallar las relaciones entre ellas y seguirlas sin detenerse hasta agotarlas. No debo, por supuesto, desvelar los detalles. Pero sí puedo recomendar su lectura: aparte la tensión narrativa, cada una de las tramas abre al lector un horizonte de conocimientos sobre los diferentes contextos históricos en las que se mueven. Se hace sin incurrir en pedantería alguna, antes bien con una sencillez extraordinaria, lo que es muy de agradecer. Y se encuentra en edición de bolsillo, lo que también lo es.

Ver más información del libro en Librería Tirant

Se puede explicar Cuba sin escritores ni pintores, pero no sin jugadores de béisbol.

Entrevista a Leonardo Padura,

El escritor afrima que el deporte se convitió rápidamente en una representación de la vida cubana.

 

Cervantes, la figura en el tapiz

LIBRO RECOMENDADO POR:  Salvador Vives López. CEO en Tirant lo Blanch.  

No quisiera comenzar a escribir en este Blog realizando exageraciones publicitarias – el mejor libro que he leído nunca , una obra imprescindible, o afirmaciones de ese corte-.  Pero dentro del escaso esfuerzo general realizado en el aniversario del mayor literato universal ( no tenemos remedio ) la obra sobre la que voy a efectuar este breve comentario es sin duda una obra relevante, muy relevante, sobre CERVANTES.

En primer lugar me gustaría señalar lo acertado del título.  Efectivamente la obra es una biografía, pero al margen de funcionar como una biografía convencional   el mérito fundamental  que tiene para mi  es situar a Cervantes en el tapiz de su época, dentro de su contexto y sobre todo procurando no trasladar nuestra visión de la realidad y del mundo para explicar cómo era el personaje.  En este sentido desaparecen  las dicotomías sobre  Cervantes que tanto “juego” han dado en la bibliografía y estudio sobre el genial artista. El heroico militar leal a la Corona y el Cervantes moral y socialmente avanzado.  Cervantes podía ser perfectamente las dos cosas a la vez sin que hubiera ningún tipo de contradicción.  Y mucho mas la clásica discusión sobre si era un escritor mediocre que de repente se encontró  con El Quijote o si era un genio del que nace el Quijote. El libro lo explica perfectamente. Un escritor extraordinario al que en un momento le aparece algo que se llama inspiración.

El autor  es totalmente honesto con lo que sabemos, lo que no sabemos pero es probable y lo que es  improbable . La  infancia de Cervantes,  Su presunto viaje a Barcelona, su matrimonio, etc. son claros ejemplos de lo que digo.

  Un tema central  que se aborda – como no podía ser de otra manera-  es situar al Quijote dentro de su marco   en los momentos finales del siglo XVI . Ahí podemos encontrar muchas claves para entenderlo: Relato corto que estaba completamente de moda en la época,  importancia de la percepción sensible tan evidente en el quijote, etc. . Y sobre todo   habría que pensar en nuestro libro más universal  como  un   manifiesto literario  contra el escolasticismo humanista proponiendo una nueva literatura y creando el género literario denominado novela.   El Quijote en su rebelión contra el humanismo  hace nacer  la primera novela moderna.

  Otro aspecto interesante es que el libro humaniza a Cervantes situándolo en la vida cotidiana del siglo XVI  ( de la que el autor acredita un conocimiento extraordinario)  y que nos da una versión diferente del personaje , alejado de las biografías tradicionales y mucho más real.

Y por último aborda determinados aspectos de su vida que me han resultado especialmente atractivos:  el desmontaje del mito de la mala suerte de Cervantes, la coincidencia entre el mapa físico y humano que describe el Quijote y los viajes que realiza Cervantes por cuenta del Rey como recaudador de impuestos, su carrera militar y el posterior cautiverio en Argel etc.

El libro es de fácil  y placentera lectura   parecida a la de una novela. Al final del mismo acabamos amando al protagonista al que ya no vemos solo como el mayor genio de la literatura universal sino como un ser humano próximo y comprensible.

Pd: Si deseáis saber algo más sobre el libro aquí tenéis un link que remite a la presentación del mismo

Ver más información del libro en Librería Tirant