La novela de mi vida. Leonardo Padura

LIBRO RECOMENDADO POR: José María Goerlich Peset. Catedrático de Derecho del Trabajo de la Universitat de València. 

La novela de mi vida

Supongo que muchos hemos conocido a Leonardo Padura a través de sus novelas policíacas, protagonizadas por Mario Conde, policía primero y, luego, investigador privado y conseguidor de libros. Desde luego, es mi caso.
La novela de mi vida pertenece, sin embargo, a otro tipo de novelas, de corte histórico. Padura nos ha ofrecido ya varias. En algún caso, se mantiene la relación con aquel personaje, como ocurre con Herejes (2013); en otros, no. Esto es lo que ocurre con El hombre que amaba a los perros (2009) y, antes, con La novela de la vida, publicada en 2002 y que se reedita ahora quizá como consecuencia del premio Princesa de Asturias que Leonardo Padura recibió en 2015.
Debo advertir que no se trata de novelas históricas en el sentido tradicional del término. Recrean, por supuesto, un hecho o un personaje del pasado. Pero no se agotan en ello, puesto que la narración llega hasta el momento presente –lo que permite en algún, como hemos visto, conectarlas con la figura de Mario Conde o, cuando menos, en la que ahora nos ocupa, con un ambiente habanero similar al suyo–.
Para conseguirlo, son varias las historias que se entrelazan. En La novela de mi vida, de hecho, son tres. Dos de ellas presentan puntos en común, la traición y el exilio; y la tercera, las pone en relación. En el tiempo presente, Fernando Terry, poeta fallido y profesor de literatura, regresa, temporalmente y tras años de exilio, a Cuba, donde se reencuentra con una parte de sus viejos amigos, los que aún viven. A su través, conocemos las razones y los efectos del exilio; y asistimos a la búsqueda por el protagonista de sus causas y, en concreto, de la traición que lo motivó.
La segunda historia es la de José María Heredia. Se trata ahora de un personaje real: Heredia, literato cubano de principios del siglo XIX, fue liberal y nacionalista en la Cuba sujeta a la colonización española a diferencia del resto de las naciones hispanoamericanas que se independizan en esta época. Como consecuencia de ello, sufrió un prolongado exilio únicamente interrumpido por un breve período de tiempo en el que se autorizó su regreso. Ello establece un claro paralelismo entre estas dos historias: la vivencia del exilio, sus razones, el regreso temporal, la recuperación de amistades y amoríos…
Pero, además, existe una conexión directa entre ambas: en su juventud, Terry había hecho sus estudios de doctorado sobre él e intenta localizar unos papeles perdidos que podrían complementarlos. Precisamente, es la búsqueda de estos papeles el objeto de la tercera y última historia entrecruzada: Terry aprovecha su regreso para buscarlos; y Padura para contarnos su (posible) historia y especular sobre su (posible) contenido. Al hilo de esta trama, es objeto de atención la masonería cubana a lo largo de los siglos XIX y XX.
Las tres historias discurren en paralelo. Pero la desorientación que ello podría provocar en el lector dura muy pocas páginas. Escritas con técnicas y registros diferentes, es perfectamente sencillo situarse en las tres, hallar las relaciones entre ellas y seguirlas sin detenerse hasta agotarlas. No debo, por supuesto, desvelar los detalles. Pero sí puedo recomendar su lectura: aparte la tensión narrativa, cada una de las tramas abre al lector un horizonte de conocimientos sobre los diferentes contextos históricos en las que se mueven. Se hace sin incurrir en pedantería alguna, antes bien con una sencillez extraordinaria, lo que es muy de agradecer. Y se encuentra en edición de bolsillo, lo que también lo es.

Ver más información del libro en Librería Tirant

Se puede explicar Cuba sin escritores ni pintores, pero no sin jugadores de béisbol.

Entrevista a Leonardo Padura,

El escritor afrima que el deporte se convitió rápidamente en una representación de la vida cubana.

 

Cervantes, la figura en el tapiz

LIBRO RECOMENDADO POR:  Salvador Vives López. CEO en Tirant lo Blanch.  

No quisiera comenzar a escribir en este Blog realizando exageraciones publicitarias – el mejor libro que he leído nunca , una obra imprescindible, o afirmaciones de ese corte-.  Pero dentro del escaso esfuerzo general realizado en el aniversario del mayor literato universal ( no tenemos remedio ) la obra sobre la que voy a efectuar este breve comentario es sin duda una obra relevante, muy relevante, sobre CERVANTES.

En primer lugar me gustaría señalar lo acertado del título.  Efectivamente la obra es una biografía, pero al margen de funcionar como una biografía convencional   el mérito fundamental  que tiene para mi  es situar a Cervantes en el tapiz de su época, dentro de su contexto y sobre todo procurando no trasladar nuestra visión de la realidad y del mundo para explicar cómo era el personaje.  En este sentido desaparecen  las dicotomías sobre  Cervantes que tanto “juego” han dado en la bibliografía y estudio sobre el genial artista. El heroico militar leal a la Corona y el Cervantes moral y socialmente avanzado.  Cervantes podía ser perfectamente las dos cosas a la vez sin que hubiera ningún tipo de contradicción.  Y mucho mas la clásica discusión sobre si era un escritor mediocre que de repente se encontró  con El Quijote o si era un genio del que nace el Quijote. El libro lo explica perfectamente. Un escritor extraordinario al que en un momento le aparece algo que se llama inspiración.

El autor  es totalmente honesto con lo que sabemos, lo que no sabemos pero es probable y lo que es  improbable . La  infancia de Cervantes,  Su presunto viaje a Barcelona, su matrimonio, etc. son claros ejemplos de lo que digo.

  Un tema central  que se aborda – como no podía ser de otra manera-  es situar al Quijote dentro de su marco   en los momentos finales del siglo XVI . Ahí podemos encontrar muchas claves para entenderlo: Relato corto que estaba completamente de moda en la época,  importancia de la percepción sensible tan evidente en el quijote, etc. . Y sobre todo   habría que pensar en nuestro libro más universal  como  un   manifiesto literario  contra el escolasticismo humanista proponiendo una nueva literatura y creando el género literario denominado novela.   El Quijote en su rebelión contra el humanismo  hace nacer  la primera novela moderna.

  Otro aspecto interesante es que el libro humaniza a Cervantes situándolo en la vida cotidiana del siglo XVI  ( de la que el autor acredita un conocimiento extraordinario)  y que nos da una versión diferente del personaje , alejado de las biografías tradicionales y mucho más real.

Y por último aborda determinados aspectos de su vida que me han resultado especialmente atractivos:  el desmontaje del mito de la mala suerte de Cervantes, la coincidencia entre el mapa físico y humano que describe el Quijote y los viajes que realiza Cervantes por cuenta del Rey como recaudador de impuestos, su carrera militar y el posterior cautiverio en Argel etc.

El libro es de fácil  y placentera lectura   parecida a la de una novela. Al final del mismo acabamos amando al protagonista al que ya no vemos solo como el mayor genio de la literatura universal sino como un ser humano próximo y comprensible.

Pd: Si deseáis saber algo más sobre el libro aquí tenéis un link que remite a la presentación del mismo

Ver más información del libro en Librería Tirant