Mindhunter /El cazador de mentes

Comparte:

Mindhunter. Cazador de Mentes. John Douglas. Editorial Crítica

Libro recomendado por: Vicente Garrido Genovés profesor de Criminología de la Universidad de Valencia

Mindhunter /El cazador de mentes un libro de 1995 traducido ahora debido al éxito de la serie de Netflix con el mismo título. Tiene, hoy en día, el sabor de lo añejo, casi de testimonio histórico de una época: los años en que la sociedad moderna descubrió y se horrorizó en consecuencia con la comprensión cabal de que un tipo de asesino particularmente diabólico se paseaba por nuestras calles.

Douglas aparece como protagonista del libro; él es el narrador, a caballo con su biografía personal, sabiamente entrelazada con los episodios donde se explica la actividad criminal del serial killer, algunos muy célebres, y la labor de la policía estatal o del FBI para capturarlos.

Lean Mindhunter / Cazadores de mentes y comprenderán por qué se hizo célebre la Unidad del Ciencias del Comportamiento (UCC) del FBI, que entraría en la leyenda con El silencio de los corderos, pero también los lectores avezados se darán cuenta del abismo que separaba la investigación criminal de la Criminología. Esta era algo teórico, un lujo que podían disfrutar los estudiantes e intelectuales: el crimen, la sangre de las víctimas, no entendía de diagnósticos psiquiátricos o teorías sociológicas. Había que ponerse manos a la obra para detener al psicópata.

Se comprueba esa tensión durante el libro: él actúa como un científico cuando interroga (junto con Robert Ressler, otro perfilador célebre salido de la UCC) a los asesinos seriales, quiere comprender por qué iniciaron su sed de violencia gratuita y el modo en que actúan, pero al mismo tiempo la palabra “ciencia” le produce desconfianza, porque muchas veces crea teorías que ayudan a exculpar al criminal o a minusvalorar o criticar la labor policial. Bien, Douglas, con la ayuda del periodista que le da forma al libro, no puede resolver el enigma de lo que él mismo encuentra: que la gran mayoría de los killers que entrevista sufrieron una infancia de pena (con madres dominantes y abusivas, en la mejor tradición de Psicosis de Alfred Hitchcock), pero que a pesar de todo son unos sádicos que merecen morir bajo la pena capital.

Ese es el nudo gordiano de la criminología violenta, pero el lector no puede esperar sofisticación analítica en este libro; ni falta que hace. Cazadores de mentes está escrito a mayor gloria de Douglas y del FBI, pero qué diablos, fue el primero de una serie que nos puso negro sobre blanco que, si existe el Maligno en el mundo, este tiene nombres y apellidos en forma de un asesino en serie organizado o desorganizado. Tipos como Ted Bundy, Richard Ramírez, El hijo de Sam o John ‘Wayne’ Gacy. Y, por encima de todo, Ed Kemper, quien explicó con un desconcertante diálogo preciso cómo funcionaba su mente asesina. Y esto es lo que queremos leer, sí, son los monstruos de la modernidad. Y llegaron para quedarse.

 

Ver más información del libro en Librería Tirant

 

No se admiten más comentarios